martes, 17 julio 2018

Dulces de Navidad

E-mail

 

La clave está en compensar los excesos.  Hay que ser razonable y no hacer más que una concesión por comida quienes padecen diabetes, obesidad, celiaquía o tienen el colesterol alto, sólo por citar algunas enfermedades o problemas de salud que exigen una alimentación más vigilada, no lo tienen fácil en Navidad. Tampoco quienes hacen régimen por mantenerse en determinado peso. Y es que los dulces típicos de estas fechas, entre cuyos ingredientes destacan los azucares y las grasas, no figuran precisamente entre los más saludables y equilibrados. Pero su consumo, si es moderado y adaptado a las necesidades de cada persona, no tiene por qué ser eliminado de nuestra dieta.


dulcesFrutos Secos o Frutas Desecadas
Los frutos secos (almendras, piñones, nueces) y las frutas desecadas (orejones, ciruelas y uvas pasas) constituyen una alternativa dulce, deliciosa y más saludable a los típicos productos navideños, sin olvidar que se trata también, de alimentos energéticos. En los frutos, secos abundan las grasas "buenas", aunque muy calóricos, y las frutas desecadas son "concentrados" de azúcares sencillos. Esto obliga a consumirlos con moderación en caso de seguir dietas de control de peso, de grasa o azúcares.


Las variedades de postres navideños acompañados del mensaje "con fructosa" o "sin azúcar añadido" aumentan año a año, a la par que la confusión sobre su aporte calórico. La mayoría de consumidores que creen que se trata de productos menos calóricos, pero no siempre es así.

 
Red de Sitios Latinos
 
Latinos